viernes, 27 de junio de 2008

Presentación y primer post

Harto ya de leer infinidad de blogs y posteos que abundan en el tema. Cansado de recibir quejas y comentarios que no reflejan la verdad. Desanimado por la ignorancia y la falta de empatía. Celoso por la falta de espacio y de divulgación. Así empieza esto.
Mi nombre es Osvaldo y soy colectivero de una conocida y extensa línea de colectivos. Tengo 2 hijos, una nena de seis y uno de deciesiete. Estudio Sociología en una Universidad Nacional, a distancia, ya que lo de padre soltero y trabajador no me permite llegar a todos lados. Soy un simple servidor social, no Superman.
Mi hijo mayor, que tiene las bolas peludas y grandes como un fiat 600 se pasa todo el día pelotudeando en frente de la computadora e informándome acerca de todos aquellos blogs, comentarios, posteos y demases yerbas que nos convierten a nosotros, los colectiveros y choferes de cualquier otro medio público de transportes en bestias. Pues bien , la hora de la venganza ha llegado. En tiempos donde se habla de democracia, participación y de escuchar las dos campanas, he aquí mi pequeño aporte a la convivencia urbana entre pasajeros y conductores. La hora de saber qué es lo que sentimos nosotros, los que estamos aquí sentados y que por el momento, no teníamos voz para quejarnos y maldecir a todos ustedes, queridos transeúntes.
Claro que esto no es solamente una apología de la venganza ni mucho menos. A veces me siento parte de un montón de historias que veo a diario. Algunas lindas, otras no tanto. Historia de amores, desencuentros, bocinazos y putedas. Esto es simplemente un toque de atención para los usuarios que se quejan de UN chofer... ¿Qué puedo decir yo que transporto a cientos, miles de personas por día? Aquí está, aquí empieza la historia. Pongan atención, siéntense cómodos, cierren las ventanas que hace frío y por supuesto, dense una vuelta. Una larga vuelta por esta calecita. Ojo que todos no entramos. Den, señoras y señores, un pasito más.

7 comentarios:

Chulian dijo...

Yo sabía... el día que los colectiveros se quejen estamos todos hasta las pelotas!

Saludos.

Chulian.

http://pasalayquenovuelva.blogspot.com

Maggie dijo...

Me sorprendió tener tu comentario en mi post.
Seguramente te tomaste el tiempo de leerlo y entendiste que soy de esas que sufren a a par del resto del mundo.
Mi experiencia en ese bendito colectivo me indignó tanto que quise hacer algo por ustedes, un pequeño homenaje, porque es más que cierto que el mal humor nunca viene solo y que si un colectivero está del orto a las 7 de la tarde es porque tuvo que aguantar a cientos de pasajeros agresivos, fastidiosos, impertinentes, despectivos.
Seguiré paseando por tu blog y espero que no abandones el mío,

Maggie
deberiadarmeverguenza.blogspot.com

(Chulian que hacés acá también??)

ccccc dijo...

me va a gustar mucho leer por estos pagos eh!, siempre quise escuchar la otra campana. debe haber miles de historias buenas a lo largo de tu dia.
en mi caso, a veces me encuentro con choferes que saludan con "buen dia!" y otros que te tratan mal
en fin, convengamos que debes ser uno de los unicos que se copa a escribir sobre esto.

suerte

Ari dijo...

Ok, pero va a tener que remar mucho para que me olvide de todas mis anécdotas colectivísticas. Igual hay de todo en todos los ámbitos, como dice CCCCC.
Saludos.
"Semo' los colectiveros, que cumplimos nuestro debeeeeeeeer..."

Julieta dijo...

CONTÁ, CONTÁ! Llegué por el blog de ccccc, sería muy interesante ver cómo se ven las cosas del otro lado.
Besos Osvaldo, espero tus anécdotas y demases

Blus dijo...

Buenísimo, me interesa a mi también conocer la opinión de "la otra parte" y estaré viniendo seguido por aquí.

Saludos y éxitos con el blog!

ani. dijo...

Buenas! También llegué acá boyando de un blog a otro.
Me interesa ver la otra parte del asunto, también. Aclaro que soy de los que le dan los buenos días al sr. colectivero y las gracias también. Y espero no ser una especie en extinción, aunque cada día me siento más sola...
Saludos, don.